La música se representa gráficamente en la partitura. Sobre ella se escriben los signos qeu indican lo que debe tocar cada instrumento.

En una partitura no se representan los pulsos sino las figuras que indican si los sonidos duran más, igual o menos que un pulso.

En esta unidad hemos estudiado las figuras de negra, corchea y semicorchea.

La primera es la que coincide con el pulso. Sus equivalentes en duración son dos figuras de corchea o cuatro de semicorchea.

Ya habeis dibujado las figuras de negra y su silencio, de corchea y semicorchea en una cartulina. Para el próximo día vuestra tarea es recórtarlas. Una vez recortadas las cuatro figuras, mezcla todas las tarjetas, como si fueran una baraja. Después extrae cuatro al azar y colócalas una a continuación de otra.

- Si sale una negra, entendemos que se lee una negra.
- Si sale un silencio de negra, se lee un silencio de negra.
- Si sale una corchea, significa que se consideran dos corcheas.
- Si sale una semicorchea, se consideran cuatro semicorcheas.

Tendrás así un pequeño fragmento rítmico de cuatro pulsos. Repite la secuencia hasta cuatro veces y escríbela en tu cuaderno de papel pautado.

El resultado se recogerá en clase y eligiré unos cuantos ejemplos de distintos alumnos/as para interpretarlos en el aula. Así que ensayad vuestros ejercicios rítmicos.